Disponer de información actualizada es esencial para una correcta preparación del vuelo. En dos nuevas Recomendaciones de Seguridad Operacional, se apunta a reforzar la importancia de mantener actualizada la documentación referida a la operación de las aeronaves, tales como manual de vuelo y listas de chequeo.

El 24 de abril de 2016, durante la inspección previa al vuelo, el piloto de una aeronave  Beechcraft Baron B-55 giró manualmente la hélice del motor izquierdo para comprobar su libre movimiento, lo que produjo involuntariamente la puesta en marcha del mismo. La aeronave, que en ese momento estaba sin tripulación ni pasajeros a bordo, comenzó a rodar, desplazándose circularmente hacia la derecha y completando un giro de 360º, tras lo cual impactó con un borde de cemento y luego se detuvo tras sobrepasar los límites de la plataforma.

El accidente ocurrido en el Aeropuerto de Villa Dolores, provincia de Córdoba, fue investigado por la JIAAC y categorizado como GCOL – Ground Collision o “Colisión en tierra”.

En el informe se incluyó la RSO 1665 dirigida a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) a quien recomienda “iniciar una revisión de amplio alcance que contemple la actualización de los documentos tales como manual de vuelo, listas de chequeo y toda documentación de referencia habitual de las tripulaciones para las aeronaves del tipo de la accidentada, a efectos de verificar la integridad de la información contenida respecto a la información generada por los fabricantes para la operación segura de las aeronaves y sus sistemas”.

Si bien de acuerdo a las conclusiones del análisis, la relación de causalidad con la puesta en marcha del motor no pudo establecerse de manera fehaciente, sí se identificó una divergencia normativa, ya que la aeronave no poseía la documentación actualizada.

El Informe de Seguridad Operacional (ISO) del suceso que involucró a la aeronave Matrícula LV-JFP puede leerse en este link.

Como antecedente, se puede señalar la RSO 1647 emitida en octubre de 2017, donde se señalaba lo mismo, aunque en este caso, dirigido al propietario de la aeronave. Se trata de la investigación del accidente de la aeronave Piper PA-11C matrícula LV- XLP, ocurrido el 10 de septiembre de 2016 en proximidades de la localidad de Escobar, provincia de Buenos Aires.

La investigación de este hecho, categorizado como FUEL (Relacionado con el combustible) también identificó como factor de riesgo operacional la falta de información en los manuales de vuelo.

Tal como se describe en el informe, la aeronave tuvo una pérdida de potencia que no permitió mantener el nivel de vuelo, por lo que el piloto decidió realizar un aterrizaje en un terreno no preparado, terminando la carrera con la aeronave invertida.

En este caso también se identificaron cuestiones relacionadas con la integridad de la información contenida en el manual de vuelo de la aeronave.

Así, se pidió al propietario de la aeronave iniciar “una revisión de amplio alcance que contemple la actualización de los documentos tales como manual de vuelo, listas de chequeo y toda documentación de referencia habitual de las tripulaciones, a efecto de verificar la integridad de la información contenida.”

Este ISO está disponible para consulta en este link.