En vuelos de combate de incendios debe prestarse especial consideración a fenómenos que se producen por las mismas condiciones especiales del foco ígneo. En una Recomendación de Seguridad Operacional se habla específicamente de la importancia de tener en cuenta la “micrometeorología” generada en estas situaciones, a efectos de garantizar la seguridad operacional. 

Dentro del trabajo aéreo, la actividad específica de combate de incendios requiere una consideración especial del fenómeno de la “micrometeorología”, relacionada con las características del medio en el que se desarrolla esa actividad. Lo impredecible y lo invisible de las masas de aire que se mueven en un incendio forestal, hacen que los estudios que se realizan sobre el tema solo puedan mitigar la probabilidad de accidentes, pero de ninguna manera establecen normas de operación que permita la eliminación completa de los mismos.

La RSO número 1642, dirigida a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), sugiere “Revisar y actualizar los programas de instrucción teórica, específicamente en la asignatura Meteorología aplicada” de forma de adecuarlos a las exigencias que requiere la habilitación de ‘Combate contra incendios de bosques y campos’, sobre todo en lo referido a “la dinámica de un incendio, la micrometeorología dentro de la zona del mismo y sus efectos sobre las aeronaves en el momento más crítico de la operación como es la final de lanzamiento”.

El objetivo de esta RSO es que “quienes obtengan la habilitación” para realizar este tipo de vuelos “lo hagan con un conocimiento teórico acabado de las variables atmosféricas y ambientales que se desarrollan específicamente en esa zona”.

Esta recomendación surge del Informe de Seguridad Operacional resultante de la investigación del accidente sufrido por la aeronave Air Tractor AT 602 con matrícula LV-YBF, el 19 de enero de 2016 en la Zona Rural de San Mateo, provincia de Corrientes.

Según la conclusión del análisis, la citada aeronave se encontraba realizando un vuelo de combate de incendios, sufriendo una pérdida de control luego de realizar la descarga, lo que derivó en un posterior impacto contra el terreno.

La investigación identificó como factor de riesgo operacional a la micrometeorología dentro de la zona de incendio y sus efectos sobre las aeronaves en el momento del final del lanzamiento.

Ver: Informe de Seguridad Operacional.