El Aeroclub Río de la Plata, de Ezpeleta, informó que interrumpirá el procedimiento informal que venían utilizando los pilotos para la incorporación al circuito de tránsito en el Aeródromo de Ezpeleta, de modo observar estrictamente lo reflejado en el MADHEL

La resolución operará al menos “hasta tanto la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) se pronuncie al respecto”, indica el texto de la respuesta formal enviada a la JIAAC, evaluado en forma positiva y considerada bajo estatus ‘cerrada’ a efectos del seguimiento.

La Recomendación de Seguridad Operacional (RSO) N° 1575 de referencia indicaba “interrumpir el procedimiento informal que utilizan para la incorporación al circuito de transito del aeródromo Ezpeleta”, y observar el procedimiento del manual.

El Aeroclub emitió un acta firmada por las autoridades y por el jefe de Aeródromo indicando que “las operaciones se realizarán de acuerdo a lo expresado en el MADHEL (Manual de Aeródromos y Helipuertos) y se ajustarán al Anexo Bravo, excepto en el inciso c) donde se reemplaza el valor por 650 ft.”.

También aseguraron que se adecuarán a lo publicado en el NOTAM (noticias para aviadores) permanente C1734/2016 y a lo expresado en la RAAC 91 sobre “Reglas de vuelo y operación general”.

Esta RSO fue emitida a raíz del accidente de las aeronaves matrículas LV-GYV y LV-FZV, ocurrido el 7 de junio de 2015 en proximidades del aeródromo de Ezpeleta. Este fue uno de los 7 sucesos con fatalidades que se registraron en el año 2015.

Según describe el Informe Final (ver en: https://www.jiaac.gob.ar/files/303-15.pdf ) el Cessna LV-GYV había despegado del lugar y se encontraba próximo a ingresar al circuito de tránsito. Al realizar un viraje se produjo un conflicto de separación con el Piper PA-22 matrícula LV-FZV, que había despegado del mismo lugar, se desplazaba a la misma altura y en igual trayectoria, pero en sentido contrario.

Como consecuencia de la colisión, el LV-FZV se precipitó a tierra e impactó contra el terreno en la ribera del Río de la Plata. El piloto falleció. El LV-GYV pudo mantener vuelo controlado y se dirigió a un aterrizaje de emergencia en la pista 33 del aeródromo Ezpeleta, donde completó un aterrizaje controlado.

Desde la JIAAC se considera que la respuesta del Aeroclub Río de la Plata se encuentra enmarcada dentro de un compromiso formal de operación, en conformidad por lo recomendado oportunamente. Además, contribuyó a reducir riesgos latentes, ya que el procedimiento informal utilizado por el Aeródromo es una deficiencia de seguridad operacional hallada durante la investigación, que propició una mejora concreta.