RSO-Componentes no aeronaticos

La JIAAC emitió una Recomendación de Seguridad Operacional (RSO) dirigida a propietarios de aeronaves privadas y los respectivos talleres de mantenimiento regular. Fue a raíz del accidente de un avión Cessna 180 B Matrícula LV-GRV del 5 de noviembre de 2014, en el Aeródromo San Juan de la localidad de Pocito, en esa provincia.

En particular, la RSO se focaliza en la necesidad de un mayor control del mantenimiento del guiado de la rueda de cola por parte del operador, mientras que se le advierte al respectivo TAR (taller de mantenimiento) sobre el uso de elementos de acuerdo al Manual de partes del fabricante. Dice textualmente: “se recomienda enfáticamente la no inclusión de partes o componentes ‘no aeronáuticos’ a la aeronave, con el objetivo de mantener los estándares de calidad y confiabilidad técnica”.

De acuerdo a la descripción del IF (disponible en: https://www.jiaac.gob.ar/files/406-14.pdf ) el accidente se produjo el 5 de noviembre de 2014 en horas de la mañana, cuando el piloto de la aeronave Cessna 180 B matrícula LV-GRV retiró la misma del hangar del Aeródromo San Juan – Pocito (Pcia. De San Juan), cargó combustible, realizó la inspección previa al vuelo y aproximadamente a las 13.40 despegó del aeródromo para realizar un vuelo de entrenamiento junto a un acompañante.

Luego de un vuelo que se desarrolló en forma normal, a las 17.00 hs aproximadamente, se incorporó al circuito de tránsito, realizó el control de la aeronave mediante la lista control de procedimiento (LCP), configuró la misma en final con dos puntos de flap y procedió al aterrizaje en la cabecera en uso.

El contacto con la pista se realizó según la técnica para aeronaves con tren convencional, que consiste en tocar en dos puntos, primero con el tren delantero y posteriormente con la rueda de cola. La primera parte del aterrizaje fue sin inconvenientes, pero al momento de bajar la cola y una vez que la rueda hizo contacto con la pista, el avión realizó “un movimiento brusco hacia la izquierda” saliéndose de la pista.

El piloto dio potencia y despegó nuevamente para realizar un nuevo circuito e incorporase a un circuito de tránsito más cómodo. En el segundo circuito, realizó una final más larga, configuró la aeronave con dos puntos de flaps, una vez aterrizado y al apoyar nuevamente la rueda de cola sobre la pista, la aeronave se desplazó hacia la izquierda.

Esto produjo una segunda excursión de pista y la aeronave quedó detenida en el lateral izquierdo luego de sufrir daños.

El informe final que realiza la JIAAC, se enmarca de conformidad con el Anexo 13 (investigación de accidentes e incidentes) al Convenio de Aviación Civil Internacional, ratificado por Ley 13.891, y con el Art. 185 del Código Aeronáutico (Ley 17.285), que destaca que la investigación de accidente tiene un carácter estrictamente técnico, y las conclusiones no deben generar presunción de culpa ni responsabilidad administrativa, civil o penal. Los resultados deben ser difundidos y publicados por la Junta de Investigaciones de Aviación Civil.