Argentina tuvo una destacada participación en la 39ª Asamblea Trienal de OACI que se realizó desde el 27 de septiembre al 7 de octubre pasado en Montreal, Canadá. Se presentaron dos Notas de Estudio (NE) de JIAAC más una tercera en representación de la región SAM, sobre los avances del Mecanismo Regional de Cooperación – ARCM

Link al video: http://bit.ly/2e7yJcx

A continuación se transcribe la exposición de la presidente de JIAAC, Pamela Suárez, ante el plenario de 185 países, sobre la NE 257 de “Asistencia a Víctimas de accidentes de aviación”:

Una de las consecuencias más impactantes de los accidentes de aviación consiste en la existencia de víctimas mortales o por lesiones y de sus familiares. Tal circunstancia exige la actuación inmediata de los proveedores de asistencia no sólo solidaria o económica sino en especial, humanitaria brindada por sujetos calificados a tal efecto para atender apropiadamente a los sufrimientos y pérdidas experimentadas en consecuencia.

Desde hace más de dos décadas, la OACI ha abordado el tema, reconociendo que la política a seguir debe asegurar que tanto la Organización como los Estados- miembro, siempre tengan en consideración el bienestar mental, físico y espiritual de las víctimas y familiares así como el compromiso de prestarles asistencia y elaborar los protocolos a seguir al respecto los cuales deben basarse en la coordinación de todos los proveedores de asistencia.

Dentro de tal contexto, los organismos de investigación de accidentes de aviación suelen ser los primeros en llegar al lugar de ocurrencia para realizar sus tareas en el lugar y sin perjuicio de lo previsto por el Anexo 13 y otros documentos OACI , necesitan contar con un protocolo o procedimiento de coordinación de información a las víctimas y familiares . En tal sentido, deben responder a las inquietudes y necesidades de éstos en la medida de lo posible y básicamente, brindarles en el momento oportuno, la información sobre el propósito de la investigación y los avances logrados, así como una vez concluida la misma, información sobre las conclusiones y las recomendaciones formuladas.

En tal contexto y sin perjuicio de informar que la JIAAC cuenta ya con un Protocolo de Asistencia a las víctimas de accidentes de aviación civil, se propone consagrar un procedimiento de coordinación entre la autoridad AIG del Estado, la AAC y los demás actores del sistema Aeronáutico involucrados en un accidente, con el objetivo de poder brindar la asistencia apropiada a esos colectivos.

Asimismo, se propone considerar trasladar esta NE al AIG/P para su análisis y de ser viable, la incorporación al Anexo 13 y documentos conexos en materia de investigación de accidentes de la siguiente recomendación. Las organizaciones de investigación de accidentes deberán nombrar una persona calificada como punto focal para coordinar con los otros proveedores de asistencia a las víctimas de accidentes de aviación y familiares, todas las medidas tendientes a asegurar la comunicación eficaz y a coordinar y autorizar las visitas al lugar del accidente a familiares y supervivientes del accidente cuando sea posible y oportuno el acceso al lugar de ocurrencia del mismo.

Con respecto a la NE 255 sobre “Contribución con el Medio Ambiente durante la Investigación”:

La protección del medio ambiente trasciende las fronteras de los Estados, porque su tutela es esencial para la humanidad. De allí que llegando a fines del siglo XX, los ordenamientos jurídicos de los países más avanzados en su tutela, procuraron incorporar el derecho al medio ambiente como una garantía o un derecho fundamental, de raigambre constitucional. La Constitución de la República Argentina (Conf. Reforma de 1994), lo ha consagrado en su artículo 42 y con ello, su tutela pasa a ser un tema de agenda permanente en la gestión del Estado. La JIAAC desarrolla su labor de investigación de accidentes dentro de ese marco de referencia precisamente, atendiendo en cada caso a preservar la tutela del entorno y a minimizar al máximo el impacto ambiental.

En ese contexto y sin perjuicio del silencio guardado al respecto por el Anexo 13, la OACI ha trazado ciertos lineamientos que contribuyen a minimizar el impacto ambiental del desarrollo de la actividad aeronáutica. Así se reflejó en diversos documentos (Documento 9962, Capitulo 6, pto 6.1.3. in fine y en el Documento 9184 Parte II, Capitulo 2, pto 2.8 ) y en el Informe ambiental que remite a la aplicación de políticas referentes a la industria de la aviación, en pos de alcanzar en todas las decisiones a adoptar, los más altos estándares en la tutela del ambiente basadas en sólidos conocimientos científicos, resulta necesario proponer la redacción de protocolos de procedimiento a seguir por los organismos de investigación para hacer más efectiva la tutela.

En consecuencia, se propone incorporar métodos recomendados por la OACI sobre la protección del medio ambiente durante las actividades del procedimiento de investigación desarrolladas en el lugar de ocurrencia; sobre contar con el control del lugar de ocurrencia durante la investigación de campo: sobre la gestión y destino de los elementos descartables utilizados; sobre el temperamento a seguir con los restos humanos, los restos de la carga, de los fluidos y de la aeronave. Asimismo, sobre el procedimiento aplicable para identificar e informar a los organismos encargados de la tutela del ambiente y/o del plan de emergencia correspondiente y, finalmente, sobre la manera de coordinar el accionar del organismo de investigación con otras autoridades que actúen según sus propios protocolos.